Sara de Miguel

Sara de Miguel nació una tarde fría de diciembre y quizá por eso su corazón aún no ha dejado de arder. Escribe para guardar en pequeños tarros la ilusión del primer beso y saborearla cada día con la misma intensidad. Estudia Filología francesa y Filología hispánica, pero pasa tantas horas en las musarañas que ya le han hecho cliente estrella. Ha viajado a veinte ciudades diferentes, y ha hecho de cada una de ellas un hogar propio. Ama el teatro, porque le permite mostrar todo lo que no logra expresar con palabras. Algunos dicen que sueña demasiado, y quizá sea cierto, pero de momento lo terrenal no le interesa. Le gusta pensar en unicornios y amar con los ojos abiertos, y el latido de un corazón ajeno le relaja hasta quedarse dormida.

Para Sara, Armisticio significa darse la licencia de caerse y levantarse tantas veces como sea necesario; y compartirlo es regalar un pedacito de su corazón de niña. Puede que su cabeza esté llena de pájaros, pero ojalá te pille con dotes de ornitología, porque no verás nunca unas aves tan libres y hermosas.